Contacto


Llamános al (55) 4742-1057
ventas@ipasa.mx

México solicitará eliminar aranceles al acero y aluminio

A finales de mayo de 2018 Estados Unidos anunció que todas las importaciones de acero y aluminio procedentes de Canadá y México deberían pagar nuevos aranceles. Desde el anuncio México se ha pronunciado en contra de esta medida y anunció que buscará la eliminación de la sección 232 que fija aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio.

 

Y es que las medidas impuestas en Estados Unidos han comenzado a tener una repercusión en la industria en México, la cual ha comenzado a presentar aumentos en sus precios. Las obras que han sufrido más repercusiones por el precio del acero son: edificaciones de naves y plantas industriales, generación de electricidad, telecomunicaciones, tendido eléctrico, construcción de sistemas de distribución de petróleo y gas, así como aquellas que están relacionadas en la distribución y tratamiento de agua y sistemas de riego.

 

En caso de que no se eliminen en un corto tiempo el cobro de aranceles se estima que podría llevar a la inflación en el sector mexicano de la construcción a ubicarse hasta en 13.5%.

 

Se estima que las obras públicas de construcción podrían encarecerse hasta un 15%. De acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción en Tabasco, las dependencias deberán ajustar a la alza sus presupuestos, de lo contrario se corre el riesgo de que las obras queden inconclusas.

 

¿Cómo impacta esta medida comercial a los productores de acero e industria consumidora?

 

Primero hay que recordar que el arancel impuesto impacta la materia prima, es decir, rollos de acero, placa de acero y productos derivados sin procesos, no así a los productos terminados que tengan acero.

 

La imposición del arancel podría desalentar la compra de acero mexicano en Estados Unidos quienes comenzarán a voltear a ver a productores locales porque en teoría saldría más barato consumir su producto ya que no pagarían aranceles.

 

Sin embargo, Estados Unidos es deficitario en acero, es decir, que no puede cubrir la demanda interna de acero, la cual asciende a 106 millones de toneladas, por lo que se estima que en un futuro la industria estadounidense tendría que comprar acero a México y tener que pagar los aranceles.

 

Se espera que en tanto México pueda colocar parte de su producción en el mercado local en lugar de exportarla. El panorama de la industria del acero aún se torna incierto y el camino que tome dependerá en gran medida de las negociaciones que pueda realizar el gobierno mexicano con el gobierno de Estados Unidos.

 

En IPASA trabajamos para poner a su alcance los mejores productos de acero con los precios más competitivos del mercado. Contamos con una amplia variedad de productos de la más alta calidad para satisfacer las necesidades de su industria. Contáctenos para conocer nuestra oferta comercial.