Contacto


Llamános al (55) 4742-1057
ventas@ipasa.mx

Recomendaciones para evitar la corrosión en cercos de acero

evitar corrosión en cercos de acero

Por sus características y confiabilidad, el acero es uno de los materiales más utilizados en campos como la ingeniería y la construcción. Y sus aplicaciones son variadas. Las rejas de acero son uno de los usos más comunes que se le suele dar. No obstante, y al igual que muchos otros metales, es susceptible a fenómenos como la oxidación y la corrosión.

Diferencias entre oxidación y corrosión

Hay diferencias entre los fenómenos de oxidación y corrosión. En el primero, el metal comienza a cubrirse con una especie de cascarilla de tono café o rojizo. Este proceso no es realmente dañino para el acero, más allá de simplemente darle un mal aspecto.

En cambio, la corrosión sí es un proceso más agresivo. Se trata de una porosidad que se va dando de manera progresiva por exposición al medio ambiente, y hace que el acero vaya perdiendo sus características dimensionales y propiedades mecánicas.

El fenómeno de la corrosión está considerado como una preocupación industrial seria, ya que los productos de acero se van deteriorando a tal grado que pueden llegar a romperse. Si no se presta la debida atención, hay riesgo de que sucedan accidentes graves. Por ello, existen recomendaciones para darles el cuidado y protección necesarios.

Recomendaciones para proteger sus cercas metálicas

La primera es optar por el acero inoxidable antes que por el convencional, ya que incorpora otros metales como el níquel y el cromo. No obstante, su costo lo hace poco práctico para uso cotidiano o masivo, salvo en piezas de ajuste como pernos y tuercas.

Hay alternativas más accesibles, como recubrir el acero normal con zinc. A este proceso se le conoce como galvanizado, el cual consiste en sumergir la pieza de acero en un baño de zinc fundido en un taller especializado.

Utilizar pinturas especiales suele ser el método más común de proteger grandes estructuras de acero, como los cercos o rejas. Las superficies a pintar deben limpiarse cuidadosamente con un cepillo de acero. Luego, se aplica una primera capa de imprimador basado en zinc, y posteriormente, dos capas de pintura epóxica.

Una recomendación más es proteger el acero con ánodos de zinc. A esto se le conoce como protección catódica, y resulta ideal para prolongar la vida útil de estructuras utilizadas en regiones costeras, sobre todo cuando están en contacto directo con el agua de mar.

En Ipasa fabricamos productos de acero como rejas, tubos, mallas, productos para invernaderos, entre otros, todos con la mejor calidad. Para cotizaciones, contáctenos al teléfono 55 4742 1057, al correo ventas@ipasa.mx o a través de nuestro formulario de contacto. Con gusto le atenderemos.

×

    Este campo es requerido *
    Nombre:
    Apellido:
    E-mail:

    Teléfono:

    Tipo de Cliente o Negocio:*

    Nombre de la Empresa o Negocio:

    Estado:

    Ciudad:

    Comentarios:
    Cotice Aquí