Contacto


Llamános al (55) 4742-1057
ventas@ipasa.mx

¿Por qué optar por el metal galvanizado?

Diciembre 2016

Las piezas de acero y metal son de las más solicitadas en la industria en general debido a que se utilizan para la fabricación de otras piezas, indispensables para la vida cotidiana como clavos, láminas, tubos, alambre, entre muchas otras. Para que el acero tenga una vida útil más larga, es necesario darle un tratamiento para recubrirlo, protegerlo y evitar que se oxide, pero ¿Por qué optar por materiales como el alambre de acero galvanizado en vez de otro tipo de recubrimiento?

La galvanización es un proceso que consiste en cubrir con zinc a un producto en hierro o acero por medio de una inmersión en zinc fundido y a una temperatura de aproximadamente 450°; este proceso tiene como objetivo evitar que el acero se corroa u oxide por la humedad y contaminación ambiental. Gracias a este procedimiento podemos instalar materiales como los rollos de alambre de puas en exteriores y que no se oxiden ni pierdan su forma durante varios años, aún al estar bajo la lluvia, el sol y los elementos.

 

El acero galvanizado es un material muy duradero, resistente a las ralladuras y muy difícil de romper, por lo que se utiliza para fabricar muchos productos utilizados en todo tipo de industrias; una de las principales ventajas operativas de la galvanización, es que el producto final no requiere de pintura ni de otro mantenimiento, por lo que puede tener hasta 30 años de vida útil dependiendo de su uso y nivel de exposición a condiciones extremas.

 

Para fabricar los aceros galvanizados primero se elaboran las piezas de forma individual como se requieran y posteriormente se aplican las técnicas de galvanización; la de inmersión en caliente es la más utilizada pues se produce una aleación química que enlaza permanentemente al acero y al zinc, de modo que al exterior queda únicamente el zinc y al interior solo queda el acero. Existen otras técnicas de galvanización como el galvanizado continuo, el rociado o pintado del acero con zinc fundido o el electrogalvanizado, pero la inmersión en caliente es la que consigue que quede una capa más profunda y firme de zinc

 

La ventaja de este metal es que hace a la pieza de acero más resistente a la oxidación, ya que el acero y el hierro se oxidan con facilidad al entrar en contacto con el oxígeno del aire y con el agua y la humedad; por lo tanto, el zinc evita que el oxígeno alcance al metal y hace que el proceso de oxidación sea mucho más lento. Por otro lado, tenemos que el zinc resiste a las ralladuras y le da un aspecto satinado al acero, que lo hace visualmente más atractivo.

 

Una pieza de acero galvanizado industrial puede durar hasta 70 años en condiciones normales, sin necesidad de mantenimiento. Por esta razón se le utiliza para la fabricación de vehículos, estructuras arquitectónicas, maquinaria, entre muchas otras aplicaciones. Cabe destacar que algunos objetos de acero no se pueden someter al proceso de inmersión en zinc fundido, debido a su forma o tamaño, especialmente cuando son muy pequeños, aunque pueden galvanizarse por otros métodos. La principal alternativa al acero galvanizado es la aleación del acero inoxidable, que se fabrica con cromo, pero tiene una vida útil menor.

 

En Ipasa contamos con la mejor calidad en productos de acero inoxidable, llámenos y conozca nuestros servicios.

×
Este campo es requerido *
Nombre:
E-mail:

Teléfono:

Estado:

Comentarios:
Cotice Aquí